Taxonomía de Bloom: Definición, Niveles, Utilidad Y Más

En 1956, Benjamín Bloom y un grupo de psicólogos educativos publicaron la Taxonomía de los objetivos educativos, que describía seis dominios cognitivos en los que se podía clasificar el aprendizaje. Estos son: conocimiento, comprensión, aplicación, análisis, síntesis y evaluación.Taxonomía de Bloom

Las seis categorías originales se ampliaron posteriormente para incluir también objetivos afectivos (actitud/emoción) y psicomotores (habilidades físicas). Sin embargo, el dominio cognitivo sigue siendo la taxonomía de objetivos de aprendizaje más utilizada y aceptada.

La taxonomía de Bloom a menudo se representa como una pirámide, con los niveles más complejos de aprendizaje (síntesis y evaluación) en la parte superior y los niveles más simples (conocimiento y comprensión) en la parte inferior. Esta estructura jerárquica refleja el hecho de que, por lo general, es más fácil lograr objetivos de nivel inferior antes de pasar a los de nivel superior.

Índice

Definición de Taxonomía de Bloom

La Taxonomía de Bloom es una clasificación de los diferentes niveles de comportamiento intelectual involucrados en el aprendizaje. Incluye seis categorías principales: conocimiento, comprensión, aplicación, análisis, síntesis y evaluación.

Los tres primeros niveles (conocimiento, comprensión y aplicación) se consideran habilidades de pensamiento de orden inferior, mientras que los últimos tres niveles (análisis, síntesis y evaluación) se consideran habilidades de pensamiento de orden superior. La taxonomía de Bloom lleva el nombre de su creador, Benjamin Bloom.

Cómo se hace la Taxonomía de Bloom

Cuando se trata de aprender, no existe un enfoque único para todos. Sin embargo, los educadores pueden usar la taxonomía de Bloom como guía para crear objetivos y evaluaciones que fomenten el pensamiento de orden superior.

La taxonomía de Bloom fue desarrollada en la década de 1950 por el psicólogo educativo Benjamin Bloom. Clasifica las habilidades cognitivas en seis niveles: conocimiento, comprensión, aplicación, análisis, síntesis y evaluación.

Para utilizar la taxonomía de Bloom en el aula, los educadores primero deben identificar el nivel de cognición que quieren que alcancen sus alumnos. Luego pueden crear objetivos y evaluaciones que se centren en ese nivel.

Por ejemplo, si un educador quiere que sus alumnos puedan analizar datos, puede crear un objetivo que les pida que interpreten un gráfico. La evaluación para este objetivo podría ser una prueba de opción múltiple o una pregunta de respuesta corta.

También puedes leer:  Zoología Descriptiva: Que es, Objetivo, Historia, Ramas Y Más

Niveles de la Taxonomía de Bloom

Hay seis niveles en la Taxonomía de Bloom: conocimiento, comprensión, aplicación, análisis, síntesis y evaluación. En el nivel más bajo está el conocimiento, que se define como el recuerdo de datos o información.

El siguiente nivel es la comprensión, que es la comprensión de la información. El tercer nivel es la aplicación, que es el uso de la información. El cuarto nivel es el análisis, que es la capacidad de descomponer la información en sus componentes.

El quinto nivel es la síntesis, que es la capacidad de juntar la información para formar un todo nuevo. El nivel más alto es la evaluación, que es la capacidad de juzgar el valor de la información.

Cómo entender la Taxonomía de Bloom

Una de las cosas más difíciles para los educadores es entender cómo aprenden los estudiantes. ¿Es mejor centrarse en hechos o conceptos? ¿Cuánto se debe permitir que los estudiantes descubran por sí mismos? Según la Taxonomía de Bloom, existen seis niveles de aprendizaje: conocimiento, comprensión, aplicación, análisis, síntesis y evaluación.

El primer nivel, conocimiento, es el nivel más bajo y simplemente implica recordar información. El siguiente nivel, la comprensión, implica comprender lo que se ha leído o escuchado.

Después de eso está la aplicación que requiere usar la información en una nueva situación. El cuarto nivel es el análisis, que consiste en descomponer la información en partes más pequeñas.

El quinto nivel es la síntesis, que significa juntar diferentes ideas para formar una nueva. El último nivel es la evaluación, que incluye emitir juicios sobre el valor de algo. Como puede ver, cada nivel subsiguiente se basa en el anterior.

Beneficios de usar la Taxonomía de Bloom

Hay muchos beneficios de usar la Taxonomía de Bloom en el salón de clases. En primer lugar, proporciona un marco para pensar y organizar los objetivos educativos.

En segundo lugar, puede ayudar a los educadores a crear experiencias de aprendizaje más eficaces centrándose en habilidades de pensamiento de orden superior.

En tercer lugar, la taxonomía de Bloom se puede utilizar como herramienta de evaluación, tanto formativa como sumativa. Finalmente, el uso de la Taxonomía de Bloom puede ayudar a fomentar la metacognición de los estudiantes, o pensar sobre el propio pensamiento.

En resumen, el uso de la taxonomía de Bloom en el aula tiene numerosos beneficios que pueden conducir a una enseñanza y un aprendizaje más efectivos.

También puedes leer:  Farmacología: Que es, Origen, Ramas, Importancia Y Tipos

Cómo utilizar la Taxonomía de Bloom en el aula

La Taxonomía de Bloom puede ser útil para los profesores de varias formas. En primer lugar, se puede utilizar para crear objetivos para las lecciones.

Al pensar en qué nivel de pensamiento quiere que hagan sus estudiantes, puede escribir mejores objetivos que ayudarán a guiar la planificación de la lección.

En segundo lugar, se puede utilizar como una forma de evaluar el aprendizaje de los estudiantes. Si sabe qué nivel de pensamiento está evaluando su evaluación, puede comprender mejor qué tan bien sus estudiantes están comprendiendo el material.

En tercer lugar, la Taxonomía de Bloom puede ayudar a diferenciar la instrucción.

Cómo utilizar la taxonomía de Bloom para la evaluación

Cuando se trata de evaluación, la Taxonomía de Bloom puede ser una herramienta útil. Este marco fue creado por el psicólogo educativo Dr. Benjamin Bloom para categorizar y organizar diferentes niveles de aprendizaje. Así es como puede usar la taxonomía de Bloom para la evaluación:

El primer paso es identificar el nivel de aprendizaje que desea evaluar. ¿Está buscando para ver si los estudiantes han adquirido conocimientos? ¿O está tratando de ver si pueden aplicar ese conocimiento en una situación del mundo real? Una vez que haya identificado el nivel de aprendizaje, puede seleccionar el tipo apropiado de preguntas o tareas.

Estos son algunos ejemplos de preguntas en cada nivel de la taxonomía de Bloom:

  • Conocimiento: ¿Cuál es la capital de Francia?
  • Comprensión: ¿Qué representa la Torre Eiffel?

¿Cuáles son los objetivos de aprendizaje según Bloom?

Los objetivos de aprendizaje son lo que un maestro espera que sus estudiantes logren durante una lección o unidad de instrucción. Por lo general, son metas específicas y medibles que están alineadas con los estándares estatales o nacionales.

De acuerdo con la taxonomía de Bloom, existen seis niveles de objetivos de aprendizaje, que se pueden categorizar como habilidades cognitivas, afectivas o psicomotoras.

El nivel más alto de objetivo de aprendizaje es crear, lo que requiere que los estudiantes sinteticen nueva información e ideas para crear algo original. El siguiente nivel es la evaluación, que pide a los estudiantes que analicen y juzguen el valor de la información y las ideas.

El tercer nivel es la aplicación, que requiere que los estudiantes usen nuevos conocimientos y habilidades para resolver problemas o completar tareas.

También puedes leer:  Hemipterología: Que es, Historia, Tipos E Importancia

El cuarto nivel del objetivo de aprendizaje es la comprensión, que requiere que los estudiantes comprendan conceptos e ideas complejos. El quinto nivel es recordar, que pide a los estudiantes que recuerden información importante de la memoria.

Para que sirve la Taxonomía de Bloom

La taxonomía de Bloom es un marco que se utiliza para clasificar los objetivos de aprendizaje educativo en diferentes niveles de complejidad y especificidad. La taxonomía original fue desarrollada por Benjamin Bloom en 1956 y ha sido revisada varias veces desde entonces.

La revisión más reciente de la Taxonomía de Bloom fue publicada en 2001 por un comité de educadores, incluidos representantes de la Asociación Nacional de Educación y la Federación Estadounidense de Maestros. La nueva taxonomía conserva las seis categorías principales de la taxonomía original (conocimiento, comprensión, aplicación, análisis, síntesis y evaluación), pero cada categoría se divide en subcategorías.

El propósito principal de la Taxonomía de Bloom es proporcionar un lenguaje común para que los educadores discutan y evalúen el aprendizaje de los estudiantes. La taxonomía también se puede utilizar como guía para diseñar materiales y actividades educativas.

Ejemplos de Taxonomía de Bloom

Uno de los sistemas de clasificación más utilizados es la Taxonomía de Bloom. Este sistema fue desarrollado por Benjamin Bloom en 1956 y ha sido revisado varias veces desde entonces. La revisión más reciente se completó en 2001.

La taxonomía se compone de seis niveles: conocimiento, comprensión, aplicación, análisis, síntesis y evaluación. Cada nivel se compone de una serie de subhabilidades u objetivos.

Estos son algunos ejemplos de objetivos en cada nivel:

  • Conocimiento: recordar información de un texto o conferencia.
  • Comprensión: Explicar el significado de un texto o conferencia.
  • Aplicación: Usar información de un texto o conferencia en una situación nueva.
  • Análisis: desglose la información en partes más pequeñas para comprenderla mejor.
  • Síntesis: Combina diferentes ideas para crear una nueva comprensión.

Conclusión

Cuando se trata de aprender, no existe un enfoque único para todos. Sin embargo, los educadores pueden usar la taxonomía de Bloom como guía para crear planes de lecciones y evaluaciones que apunten a diferentes niveles de pensamiento.

Al hacerlo, pueden asegurarse de que sus estudiantes sean desafiados y se involucren en el proceso de aprendizaje. Si bien la Taxonomía de Bloom no es la única forma de clasificar las habilidades cognitivas, es una herramienta útil para los educadores.

Cuando se usa correctamente, puede ayudar a los maestros a diseñar lecciones y evaluaciones que apunten a diferentes niveles de pensamiento y preparen mejor a los estudiantes para el mundo real.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir